En lo que respecta a la vida nocturna de Catar, la gente toma las calles cuando va desapareciendo el calor del desierto. La fresca brisa de la noche da paso a un ambiente relajado, mientras multitud de cataríes se dirigen a los puntos más pintorescos de la ciudad. Por ejemplo, el hermoso paseo de la Corniche de Doha cobra vida gracias a los animados bares y clubes que permanecen abiertos hasta altas horas de la noche.

El resto de Catar también renace por la noche, aunque no necesariamente como estás pensando. Únete a un safari nocturno por el desierto y disfruta de una experiencia que puede resultar enormemente excitante, ya que la mayoría de la fauna local resurge por la noche. No te será fácil encontrar muchos lugares por los que salir de fiesta en las comunidades rurales, ya que las leyes islámicas nacionales prohíben a los cataríes consumir alcohol.

Organiza tu viaje

Descubre más destinos