La hora de comer es uno de los momentos más emocionantes de cualquier viaje a Portugal, y en Oporto esto no es una excepción. La increíble diversidad natural de esta ciudad de la costa atlántica, surcada por el río Duero y resguardada por montañas a escasa distancia tierra adentro, contribuye a que los chefs tengan a su disposición una fantástica variedad de productos.

    Los platos de Oporto, muy condimentados y más sustanciosos que los del sur del país, pueden resultar bastante consistentes. Las recetas clásicas suelen incluir varios tipos de carne y pescado, todo ello acompañado de un buen vaso de oporto, como no podía ser menos. En esta lista encontrarás los mejores platos de la ciudad, muy populares tanto entre los portugueses como entre los visitantes.

    1

    Francesinha

    El sándwich de tus sueños

    • Alimentos

    Esta receta surgió en la ciudad en la década de 1960 como una evolución del famoso croque monsieur, gracias a la creatividad de un portugués que había trabajado en Francia. Su gran cantidad y variedad de ingredientes y sabores rinde homenaje a los ciudadanos de Oporto, que disfrutan con las comidas saludables y sustanciosas.

    Consiste en un sándwich de pan de molde de varios pisos con un fino filete magro de ternera, salchichas, longaniza especiada, jamón y abundante queso fundido por encima, todo ello bañado en una salsa picante. Se sirve acompañado de abundantes patatas fritas y un huevo frito encima, lo que lo convierte en un plato consistente, irresistiblemente picante y muy innovador. Además, es la cura definitiva de la resaca.

    Los mejores lugares para probar esta delicia local son el Café Santiago y el Bufete Fase (pero prepárate para la cola).

    2

    Tripas à moda do Porto

    Un plato de origen humilde que todos adoran

    • Alimentos

    Este plato tradicional, muy parecido a nuestros clásicos callos, nació cuando Enrique El Navegante estaba aprestando sus buques para conquistar Ceuta en 1415 y les rogó a los habitantes de Oporto que donasen víveres para abastecer a la marina portuguesa. Así lo hicieron, y lo único que les quedó para comer fueron tripas, es decir, callos. Esto les valió el sobrenombre de tripeiros, o "comedores de callos".

    Además del ingrediente obvio, este plato contiene otros tipos de carne, como jarrete de ternera, alubias, salchicha de cerdo ahumada, jamón ahumado, pollo y zanahorias. Suele condimentarse con comino, pimienta negra y laurel y se sirve acompañado de arroz.

    foto por MariaCartas (CC BY-SA 3.0) modificada

    3

    Caldo verde

    El plato perfecto para entrar en calor

    • Alimentos

    El caldo verde surgió en la región de Minho, en el norte de Portugal. Tradicionalmente, los ingredientes básicos son las patatas, la col gallega, el aceite de oliva y la sal, aunque también se le puede añadir cebolla o ajo. El caldo suele ir acompañado de rebanadas de embutidos como paio, chorizo o longaniza (hervidas por separado y añadidas en el último momento a la sopa) y pan de harina de maíz llamado broa para mojar.

    En Portugal, el caldo verde suele tomarse con motivo de celebraciones como bodas, cumpleaños y festejos tradicionales, por ejemplo, en la fiesta de San Juan, en Oporto. En ocasiones, se toma como entrante o para cenar tarde, y es el plato ideal en las frías noches de invierno.

    foto por QUOI Media Group (CC BY 2.0) modificada

    4

    Papas de sarrabulho

    Una especialidad solo apta para carnívoros

    • Alimentos

    Las papas de sarrabulho son un plato típico de la cocina portuguesa, con raíces en la región de Minho, en el norte de Portugal. Contiene sangre de cerdo, pollo, carne de cerdo, jamón, chorizo, salchichas ahumadas, comino, limón y pan o harina de maíz, así como otros ingredientes sabrosos. Se sirve como sopa o como guarnición de los rojões à moda do Minho (una especie de carne cortada en dados).

    Las papas se elaboran en invierno, ya que es cuando tiene lugar la matanza del cerdo y se puede usar toda la carne y la sangre para cocinarlas. En esta época del año, se pueden encontrar en todos los restaurantes de Oporto. Dado que son originarias de la región de Minho, es obligado acompañarlas de vino verde o tinto.

    foto por Adriao (CC BY 3.0) modificada

    5

    Pulpo con salsa verde

    Ideal para una velada a orillas del mar

    • Alimentos

    Este plato típico del verano, uno de los preferidos de los lugareños, es más sabroso si cabe cuando se disfruta junto al mar. El famoso polvo com molho verde, como se conoce en portugués, consiste básicamente en pulpo cocido, cebollas y perejil picados y ajo, todo ello sazonado con aceite de oliva y vinagre.

    Si quieres probar esta delicia, te recomendamos que te dirijas a alguno de los restaurantes especializados en pescado y marisco del municipio costero de Matosinhos.

    6

    Sardinas asadas

    Directamente del mar al plato

    • Alimentos

    La intensa conexión que tiene Portugal con el mar y la pesca hace que las sardinhas assadas sean uno de los platos más populares de la cocina nacional. Después de limpiarlas, se sazonan con sal gruesa y se cocinan a la parrilla por ambos lados durante unos diez minutos. Por lo general, se sirven sobre una rebanada de pan, que absorbe la grasa del pescado y le aporta un sabor característico. A menudo van acompañadas de patatas asadas y pimientos.

    Este plato se sirve tradicionalmente desde hace siglos en fiestas de carácter religioso, como las Fiestas de los Santos Populares (dedicadas a san Juan, san Pedro y san Antonio). Además, los diez primeros días de agosto tienen lugar las clásicas sardinhadas, en las que se asan cientos de sardinas sobre las brasas en una parrilla especial para que sea más fácil darles la vuelta.

    7

    Buñuelos de bacalao

    Delicias de pescado para chuparse los dedos

    • Alimentos

    Los buñuelos de bacalao son una de las recetas a base de este pescado más populares del país y, sin duda, triunfan como aperitivo en Portugal. Se preparan mezclando el pescado con puré de patatas, cebolla, huevos y perejil. Después, se forman bolitas ovaladas con la masa usando dos cucharas y se fríen en abundante aceite hasta que se doran.

    Saben mejor recién hechos, cuando tienen una textura crujiente por fuera y cremosa en el interior. Suelen comerse como aperitivo o entrante, pero también pueden servirse como plato principal acompañados de arroz, ensalada y aceitunas. En el norte de Portugal y en Brasil se conocen como bolinhos de bacalhau, mientras que en el centro y el sur de Portugal, así como en países de lengua portuguesa como Angola, Cabo Verde, Guinea-Bisáu, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe, se denominan pastéis de bacalhau.

    foto por Tamorlan (CC BY 3.0) modificada

    8

    Cachorrinhos

    Perritos calientes a la portuguesa

    • Alimentos

    Los cachorrinhos son una comida ligera muy popular consistente en un pan tostado con una deliciosa salchicha y queso fundido, que luego se rocía con un poco de mantequilla y salsa picante y se corta en bocaditos.

    La Cervejaria Gazela (en el barrio de Batalha, en Oporto) es el lugar en el que nació esta delicia. Si quieres probar los mejores perritos calientes de la ciudad, no puede faltar una visita a esta cervecería.

    9

    Aletría

    Un plato típico de las fiestas navideñas

    • Alimentos

    La aletría es una especialidad del norte de Portugal semejante al arroz con leche, pero elaborada con fideos. Contiene leche, azúcar, mantequilla, yemas de huevo y cáscara de limón. Habitualmente, se decora con canela molida y en rama para darle un toque especial. Si quieres probar una aletría como la que crees que haría tu abuela portuguesa imaginaria, no dudes en dirigirte a Casa Inês. La peregrinación hasta aquí bien vale la pena.

    foto por André Luís (CC BY 2.0) modificada

    10

    Bocadillo de jamón con queso de la Sierra

    Un refrigerio ideal para las tardes de sol

    • Alimentos

    Durante tu visita a Oporto, no puedes dejar de probar este contundente bocadillo, denominado sandes de pernil com queijo da Serra. El jamón está bañado en salsa, el queso es cremoso y el pan está ligeramente tostado. Acompáñalo de una refrescante copita de vino verde para poner el broche de oro a un intenso día de turismo en la ciudad. Si tienes la ocasión, prueba esta delicia en Casa Guedes, en el centro de Oporto. Dispone de una agradable terraza con vistas al jardín de San Lázaro.

    Organiza tu viaje

    Maps