10 cosas que hacer en Lisboa en un día

¿Cuáles son los principales atractivos de Lisboa?

    Lisboa disfruta de un increíble ambiente histórico y cultural. Su fama, en parte, procede de las casas decoradas con tonos pastel y por el entramado de serpenteantes y empinadas calles adoquinadas. Pero la capital portuguesa también es una ciudad moderna, vibrante y compacta, e independientemente del motivo de tu visita, ya sea porque buscas una escapada urbana o porque quieres ir a la playa, encontrarás algo que se adapte a tus necesidades. Lisboa también cuenta con opciones nocturnas muy diversas, desde cenas tranquilas y amigables en restaurantes con terrazas en la calle hasta otras formas más animadas de pasar la noche.

    1

    Empieza el día en la Praça do Rossio

    Si te apetece observar el trajín de los lugareños, la Praça do Rossio es el lugar idóneo. Se trata de uno de los lugares más animados de Lisboa y constituye un punto de partida ideal para visitar la ciudad. En el centro, se alza un monumento a un antiguo rey que le presta su nombre a la denominación oficial de esta evocadora plaza: Pedro IV. Además, podrás admirar el ondulante diseño del enlosado, las ornamentadas fuentes y los impactantes edificios de estilo clásico que rodean la plaza con aire majestuoso. Absórbelo todo mientras saboreas un café en una terraza. Por ejemplo, aquí se encuentra el Café Nicola, una de las cafeterías más famosas que, de una manera u otra, lleva abierta desde el siglo XVIII.

    Ubicación: Praça Dom Pedro IV, Lisboa (Portugal)

    • Parejas
    • Familias
    • Historia
    • Fotos
    • Economía
    2

    No te lo pierdas: el Mercado da Ribeira

    El Mercado da Ribeira, también conocido como el Mercado 24 de Julho (mercado del 24 de julio), es una parada imprescindible, aunque solo sea para admirar su imponente fachada. El exterior está coronado por una cúpula de estilo morisco y luce una portada con un gran reloj. El interior es igualmente cautivador. Entre una mezcla de lo viejo y lo nuevo, los puestos rebosan productos frescos y los techos altos dotan al lugar de un ambiente luminoso y ligero. En un giro hacia la modernidad, la revista Time Out gestiona actualmente el local y ha incluido una zona de comida gourmet de estilo hipster, ideal tanto para comer como para detenerse y examinar los ingredientes locales. Cuenta incluso con una sala de conciertos en la planta superior.

    Ubicación: Av. 24 de Julho s/n, 1200-481 Lisboa (Portugal)

    Horario: De lunes a sábados, de 06:00 a 20:00. Los domingos, de 09:00 a 20:00.

    Teléfono: +351 21 346 2966

    Mapa
    • Compras
    • Historia
    • Alimentos

    foto por Enrico Strocchi (CC BY-SA 2.0) modificada

    3

    Los pasteles de nata portugueses

    ¿Hay algo que evoque más la imagen de Portugal que un pastelillo de nata? Seguramente, no. Y no hay mejor lugar para probarlos que en Lisboa. Estos exquisitos pastelillos espolvoreados con canela tienen una historia religiosa, pues se crearon como solución de aprovechamiento de los restos que quedaban tras almidonar los hábitos de las monjas. En la actualidad, se consumen por todo el país e incluso en el extranjero. En Lisboa, puedes degustar los deliciosos pastéis de nata en Manteigaria, un local situado en la Rua do Loreto del Bairro Alto, con cierto aire industrial y una cocina abierta. O, si lo prefieres, en la centenaria Confeitaria Nacional de la Praça da Figueira, que deslumbra por su majestuosidad y ofrece una gran variedad de pasteles donde elegir.

    • Alimentos
    4

    Contempla la ciudad desde el tranvía

    Lisboa está repleta de cuestas, pues se asienta sobre siete colinas. Por tanto, a pesar de ser relativamente pequeña, puede resultar difícil recorrerla entera a pie. Menos mal que sus famosos tranvías están ahí para ayudarte durante tu visita. Estos encantadores carruajes eléctricos, que traquetean por las calles rebosantes de historia de la ciudad, no solo evitan las caminatas de subida a lo alto de las colinas, sino que también ofrecen unas vistas privilegiadas de los lugares más emblemáticos y la gente que viene y va. De las seis rutas en activo, no puedes perderte la número 28, que atraviesa Alfama y Graça, ni la número 15, que lleva hasta Belém.

    • Parejas
    • Familias
    • Economía

    foto por Mariordo (CC BY-SA 4.0) modificada

    5

    No te lo pierdas: iglesia de San Roque

    No te dejes engañar por la sencilla fachada de la Igreja de São Roque, porque, en su interior, quedarás cautivado ante una exquisita decoración en la que no repararon en gastos. Se trata de una de las iglesias jesuitas más antiguas del mundo y se construyó por fases; de hecho, algunas partes, como la Capela de São João Baptista (capilla de San Juan Bautista), se construyeron en Roma y se volvieron a montar en Lisboa.

    Ubicación: Largo Trindade Coelho, 1200-470 Lisboa (Portugal)

    Horario: Todos los días, de 09:30 a 17:00.

    Teléfono: +351 21 323 5065

    • Parejas
    • Historia
    • Fotos
    6

    Explora el barrio de Alfama

    Alfama es conocido por ser el barrio más antiguo de Lisboa y hasta allí llega el fotogénico tranvía número 28. Sin embargo, este barrio esconde otras muchas más cosas. La zona cuenta con una gran variedad de extravagantes tiendas y cafés, algunos miradores espectaculares y un ambiente artesanal. No obstante, lo mejor para disfrutar por tu cuenta del auténtico encanto del barrio es perderte en la miríada de callejuelas de interés histórico que lo conforman. Entre otros atractivos turísticos, Alfama alberga la Sé de Lisboa, una catedral del siglo XII que merece la pena visitar. Hay numerosos bares y restaurantes donde escuchar fados. De hecho, los más entusiastas pueden visitar el Museu do Fado en Largo do Chafariz de Dentro.

    • Parejas
    • Familias
    • Historia
    • Fotos
    7

    No te lo pierdas: los miradores

    No hace falta decir que una ciudad montañosa garantiza unas vistas impresionantes, y Lisboa no es la excepción. Hay 16 miradouros oficiales, además de una infinidad de lugares sin reconocimiento oficial que ofrecen vistas igualmente espectaculares y desde los que podrás contemplar, para empezar, algunos de los atractivos más emblemáticos de Lisboa, ya sea al caer la noche o a cualquier hora del día. Portas do Sol, situado en Largo Portas do Sol, es un punto privilegiado para divisar Alfama. Y, en el propio Alfama, obtendrás unas vistas maravillosas del resto de la ciudad y el río Tajo desde el Castelo de São Jorge, en Rua de Santa Cruz do Castelo.

    • Parejas
    • Familias
    • Fotos

    foto por Mariordo (CC BY-SA 4.0) modificada

    8

    Disfruta de una cena en LX Factory

    Las antiguas fábricas textiles de Lisboa han renacido en LX Factory, uno de los sitios para comer más de moda en la ciudad. LX Factory abre hasta tarde y se encuentra en el barrio portuario de Alcântara. Aunque está algo más alejado del centro que la mayoría de nuestras recomendaciones, merece la pena el trayecto en tranvía para apreciar su ambiente joven y creativo y saborear su estupenda comida. Aunque hay un sinfín de posibilidades para elegir entre especialidades portuguesas y establecimientos de cocina internacional, la Cantina es el sitio ideal para degustar deliciosos platos tradicionales en mesas compartidas. Y puedes rematar la faena con un cóctel de leyenda en Rio Maravilha.

    Ubicación: Rua Rodrigues de Faria 103, 1300-501 Lisboa (Portugal)

    Horario: Todos los días, de 06:00 a 02:00 (los horarios de las distintas tiendas varían y muchas cierran los domingos).

    Teléfono: +351 21 314 3399

    • Compras
    • Historia
    • Alimentos

    foto por Shadowgate (CC BY 2.0) modificada

    9

    Imprégnate de fado

    El fado es la canción portuguesa por excelencia, famosa por su tono melancólico, y la ciudad idónea para disfrutar de un concierto es Lisboa, sobre todo los barrios de Alfama y Bairro Alto. Las canciones transmiten una cierta desesperación y, si escuchas una sesión nocturna de fado en una de las antiguas tabernas de la ciudad con decoración vintage, te llevarás contigo un pedacito del pasado de Portugal, que aún flota en el ambiente. Lo pasarás en grande tanto en los recitales de aficionados como de reconocidos cantantes. Algunos de los locales más recomendables son A Baiuca, en la Rua de São Miguel, y la Tasca do Chico, en la Rua do Diário de Notícias.

    • Parejas
    • Historia
    • Economía

    foto por Feliciano Guimarães (CC BY 2.0) modificada

    10

    Termina el día en Bairro Alto

    Aunque seguramente pases el día entrando y saliendo de él, Bairro Alto es el lugar perfecto para disfrutar de la vida nocturna, independientemente de si te apetece un concierto de fado o algo más moderno o internacional. Al igual que otras zonas de Lisboa, este barrio situado en lo alto de una colina está repleto de cafeterías y restaurantes con terraza que salpican las calles. Las tiendas cierran bastante tarde y no tendrás problemas a la hora de comprar recuerdos, por ejemplo, el inconfundible pescado enlatado portugués de la innovadora Loja das Conservas, en la Rua do Arsenal. Al atardecer, acomódate en el Miradouro de Santa Catarina, en la Rua de Santa Catarina, para contemplar el río y el gentío mientras saboreas un buen vaso de vino.

    • Parejas
    • Vida nocturna
    • Gastronomía

    foto por Aapo Haapanen (CC BY 2.0) modificada

    Chris Wotton | Autor colaborador

    Organiza tu viaje

    Maps