11 cosas que necesitas saber sobre Ámsterdam

Curiosidades que hacen de Ámsterdam una ciudad única

    Ámsterdam atrae turistas de todos los rincones del planeta debido a su cultura liberal y a sus poco convencionales atracciones. Al ser una de las ciudades europeas más liberales, ofrece una extensa selección de alojamientos, bares y festivales abiertos al colectivo LGTB, además de una pujante cultura del cánnabis con más de 200 cafeterías especializadas en el centro de la ciudad.

    Otro de los principales atractivos de Ámsterdam es el anillo de canales, que cuenta con más de 150 canales y la nada desdeñable cifra de 1281 puentes. La mejor forma de recorrer esta zona es en bicicleta, pero no te olvides de mirar siempre a izquierda y derecha antes de cruzar las calles, ya que algunos ciclistas pueden ir bastante rápido. Aunque parezca increíble, ninguno de estos datos se encuentra en la lista con las once cosas que es posible que no conozcas sobre Ámsterdam, la capital de Holanda.

    1

    Ámsterdam se sustenta sobre millones de pilotes...

    La mayoría de los edificios de Ámsterdam están construidos sobre pilotes de madera cuya longitud oscila entre los 15 y los 20 metros. Las casas típicas del centro de la ciudad tienen alrededor de 10 pilotes en sus cimientos, mientras que el Palacio Real se asienta sobre más de 13 500.

    2

    Y, sin embargo, se hunde irremediablemente

    Un aspecto interesante de Ámsterdam es que la ciudad se encuentra bajo el nivel del mar, pero ha conseguido mantenerse a flote gracias a su emblemático sistema de canales y a los pilotes de madera que cimentan sus construcciones. Por desgracia, el terreno cenagoso sobre el que se asienta es poco estable y, a lo largo de los años, ha provocado la aparición de numerosas grietas en escaleras y la inclinación de algunos edificios.

    3

    La ciudad cuenta con más canales que Venecia

    Es habitual la comparación entre los canales del siglo XVII de Ámsterdam con los de Venecia. Tanto, que a la capital neerlandesa se la conoce como "la Venecia del norte". De hecho, Ámsterdam alberga 165 canales que suman 50 kilómetros de longitud total. Su homóloga italiana tiene aproximadamente 150 canales.

    4

    En Ámsterdam, hay más bicicletas que personas

    Ámsterdam lleva mucho tiempo trabajándose la reputación de ciudad amiga de las bicicletas y allí no sorprende escuchar los agitados timbres de los ciclistas a lo largo de todo el día. Más del 60 % de sus habitantes se mueve en bicicleta todos los días y, en la carretera, la proporción aproximada es de tres bicicletas por cada coche. Algunos ciclistas pueden ser muy temerarios, así que asegúrate de caminar por los lugares adecuados cuando pasees por la ciudad.

    5

    La primera capital del mundo en legalizar el matrimonio homosexual

    Se puede afirmar que es una de las ciudades europeas más liberales, pues Ámsterdam (y el resto de los Países Bajos) fue la primera en aprobar el matrimonio homosexual en 2001. Desde entonces, la ciudad ha sido uno de los destinos turísticos más populares entre la comunidad LGBT. El Desfile del Orgullo Gay de Ámsterdam aúna cada año fiestas, proyecciones de películas, eventos deportivos, debates y el ya famoso desfile por los canales.

    6

    El tabaco está prohibido en cafeterías y restaurantes

    Puede que el cannabis sea legal en Ámsterdam, pero el tabaco está prohibido en cafeterías y restaurantes desde 2008. Tampoco se permite fumar en trenes, estaciones y zonas de espera. Si las autoridades te ven, la multa puede superar los 25 EUR.

    Ubicación: Ámsterdam (Países Bajos)

    7

    Solo se puede comprar o fumar cannabis en los coffee shops

    Aunque muchos turistas van a Ámsterdam para participar de su cultura del cannabis, en realidad es ilegal fumar porros en público. Si te apetece disfrutar de esta sustancia, en la ciudad encontrarás más de 200 coffee shops donde podrás hacerlo en privado y, lo que es más importante, con seguridad. Recorrer las calles repletas de ciclistas y los canales bajo los efectos del cannabis conlleva a menudo situaciones desafortunadas.

    8

    En Ámsterdam hay más de 2500 casas flotantes

    En Ámsterdam hay más de 2500 casas flotantes, muchas de las cuales se ofrecen como alojamiento alternativo a los hoteles típicos. Se sitúan a lo largo de los canales y el río Amstel, y se construyen sobre pontones de cemento. Cuentan con todas las comodidades de las casas convencionales, como baños, cocinas y dormitorios.

    9

    Una casa flotante para gatos abandonados

    Poezenboot atrae a menudo a numerosos amantes de los felinos por ser la única casa flotante del país (y puede que del mundo) para gatos abandonados. También se la conoce como Catboat (el barco de los gatos) y constituye todo un santuario flotante a unos 650 metros al suroeste de la Estación Central de Ámsterdam. Está abierta al público y la entrada es gratuita, pero se aceptan donaciones que redundan en el bienestar de los gatos.

    Ubicación: Singel 38.G, 1015 AB Ámsterdam (Países Bajos)

    Horario: Todos los días, de 13:00 a 15:00 (cierra los miércoles y los domingos).

    Teléfono: +31 20 625 8794

    • Familias
    • Viajes diferentes
    • Viajes en solitario

    foto por Jorge Royan (CC BY-SA 3.0) modificada

    10

    Cuanto más estrecha es una casa, menos impuestos

    ¿Alguna vez te has preguntado por qué hay tantas casas estrechas en Ámsterdam? En el siglo XVII, la cantidad de impuestos que debían pagar los ciudadanos se determinaba en función de la anchura de sus casas. El resultado de este baremo ha sido un sinfín de casas estrechas, de cuatro o cinco plantas. La casa más estrecha de Ámsterdam se encuentra en Oude Hoogstraat 22 y mide solo dos metros de ancho por cinco de profundidad. En Singel 7 podrás admirar la casa con la fachada más estrecha, que mide tan solo un metro de ancho.

    11

    Las "damas de la noche" pagan impuestos

    A tiro de piedra de la Estación Central de Ámsterdam, te toparás con la curiosa visión de varias hileras de habitaciones acristaladas, en cuyo interior se exhiben mujeres ligeras de ropa (y, a veces, también hombres). Estas damas de la noche ofrecen sus servicios de manera completamente legal, incluso pagan sus impuestos como los trabajadores de las fábricas o los oficinistas.

    Sin embargo, hay más cosas en el barrio De Wallen además de estos insólitos escaparates. El Museo Erótico expone algunas exposiciones interesantes sobre la sexualidad humana, y también merece la pena visitar la plaza pública y la Oude Kerk, o iglesia antigua, por su arquitectura del siglo XIV.

    Penny Wong | Viaja con frecuencia

    Organiza tu viaje

    Maps