A pesar de las hordas de turistas que inundan las calles de Venecia, todavía hay partes de la ciudad que conservan esa sensación mágica de pueblo que con tanta admiración describen los libros y películas. Con sus callejuelas pintorescas y sus coloridos edificios, Venecia es mucho más que paseos en góndola y romance, aunque es innegable que esa es parte de su esencia. Puede parecerte difícil de creer, pero aún encontrarás esos destellos de magia en zonas tan populares como San Marcos.

    Las mejores épocas para visitar Venecia son entre mayo y junio o entre septiembre y octubre; la ciudad goza de temperaturas agradables y el número de turistas desciende sustancialmente. Sin embargo, ten en cuenta estas cosas durante tu visita; evita las terrazas para que los precios no se disparen, camina siempre por el lado derecho y utiliza el taxi acuático vaporetto en lugar de las góndolas. A continuación encontrarás una guía detallada sobre los seis barrios de la ciudad, los denominados sestieri, donde seleccionamos únicamente los sitios favoritos de los lugareños.

    1

    San Marcos

    Los rincones secretos del lugar más abarrotado de Venecia

    Como puedes imaginar, los venecianos suelen evitar el barrio de San Marcos, ya que constituye el corazón turístico de la ciudad y suele estar inundado de visitantes. Aun así, en el barrio existen varios lugares por los que los venecianos están dispuestos a hacer frente a las multitudes. Anímate a madrugar un día y disfruta de un desayuno rápido en Rosa Salva, una panadería con un café intenso y sabrosos cruasanes almendrados. Los asiduos no suelen quedarse mucho más de un minuto, no es necesario entretenerse más.

    Si te gusta el arte, te encantará el Palazzo Fortuny, un museo fascinante situado en un magnífico edificio de arquitectura gótica veneciana. Teniendo en cuenta las cantidades desorbitadas que se suelen cobrar en el barrio de San Marcos, los precios razonables de Ai Mercanti son algo poco común. Este restaurante de lujo, situado entre el puente de Rialto y la plaza de San Marcos, ofrece platos venecianos clásicos, que cambian cada dos meses. Pocas personas acuden al Harry's Bar por la comida, pero los venecianos suelen tomarse aquí un Bellini a primera hora de la tarde.

    2

    Cannaregio

    El corazón histórico de Venecia

    El barrio de Cannaregio se distingue por los lazos estrechos que unen a su comunidad y porque no ha cambiado prácticamente nada a pesar de las multitudes que visitan la ciudad. Este sestiere, como se conocen los barrios italianos, ocupa una zona extensa sobre el Gran Canal, uno de los principales cursos de agua de Venecia, y custodia gran parte de la historia y la autenticidad de esta ciudad. La mejor manera de explorarlo es a pie para descubrir los bonitos edificios, el gueto judío y sus excelentes bares y restaurantes.

    Cruza el puente de los Descalzos, uno de los cuatro que atraviesan el Gran Canal, y detente un momento para contemplar las lanchas que surcan las aguas de la laguna. En la Cantina Aziende Agricole podrás tomar un café o unos deliciosos cicchetti, las "tapas" venecianas. En este barrio también se halla el gueto judío, un lugar rebosante de historia porque fue el primero que se creó en el mundo. Allí se encuentran tres de las sinagogas más antiguas que se conocen. Además, aquí encontrarás tiendas de artesanía muy interesantes. Plum Plum Creations, por ejemplo, es un taller que mantiene viva la antigua tradición veneciana de los grabados. Recuerda también que, entre mediados de mayo y finales de noviembre, muchos de los palacios abren sus puertas con motivo de la Bienal de Venecia. Consulta los sitios web de estos lugares para averiguar cuáles participan y las exposiciones que se organizan.

    Si te apetece saborear la gastronomía local mientras disfrutas de música en directo, no dudes en visitar Paradiso Perduto. Para disfrutar de una velada de jazz improvisado junto a un público veneciano joven, dirígete a Al Timon. Muchos venecianos también acuden a mediodía a la Cicchetteria Venexiana Da Luca e Fred para comer el plato del día recién hecho, que suele ser un risotto. La Ostaria da Rioba y Cà D'Oro alla Vedova son dos opciones clásicas para cenar. El mejor spritz de la ciudad se sirve en el Dodo Caffè. Otros lugares fantásticos para tomar una copa son Ai biliardi, Cantina Aziende Agricole (sí, otra vez) y 10 Metri Quadrati.

    3

    San Polo

    Mercados locales y lugares interesantes a pocos pasos del Gran Canal

    Aunque las calles de San Polo a orillas del Gran Canal están muy transitadas, sus callejuelas laberínticas repletas de cafeterías oscuras tienen un ritmo más tranquilo y lo diferencian de otros barrios más ajetreados, como San Marcos. Santa Maria Gloriosa dei Frari es una maravillosa basílica que a menudo se pasa por alto cuando se visita Venecia, a pesar de que alberga una pequeña colección de bellísimas obras maestras italianas. No muy lejos se halla otro lugar ideal para los aficionados al arte: la Scuola Grande di San Rocco. Este grandioso edificio alberga varias pinturas magníficas de Tintoretto.

    El mercado de Rialto es uno de los puntos de encuentro preferidos de los venecianos, que acuden aquí para comprar el mejor pescado fresco del Adriático y disfrutar con los amigos de una copa de vino u ombra. Se puede decir sin temor a equivocarse que este mercado seguirá siendo uno de los rincones favoritos de la ciudad durante muchos años. Un consejo para cuando visites la ruidosa pescadería: no toques nunca el género, ni siquiera aunque quieras comprarlo. Limítate a señalar lo que te interesa. Después de echar un vistazo por este animado mercado, cruza el puente de Rialto para visitar el Fondaco dei Tedeschi, desde donde podrás admirar unas vistas impresionantes del canal y la ciudad. El acceso a la terraza es gratuito.

    Uno de los mejores lugares para comer de la zona es All'Arco, un pequeño bacaro (taberna en veneciano) que solo abre a mediodía. Si visitas la ciudad en invierno, te recomendamos el bocadillo caliente de salchichas de ternera hervidas para entrar en calor. A la vuelta de la esquina se encuentra la Cantina Do Mori, que data de 1462 y se considera el bacaro más antiguo de la ciudad. No te pierdas la especialidad de la casa: el francobollo. A pesar de que el local es diminuto, en Al Mercà podrás elegir entre 50 vinos diferentes. Procura llegar a primera hora de la tarde si quieres conseguir sitio junto a la barra. En Al Muro disfrutarás de la deliciosa gastronomía veneciana y una copa de vino por unos 10 EUR.

    foto por london road (CC BY 2.0) modificada

    4

    Dorsoduro

    El barrio en el que los estudiantes comen, beben y se divierten

    La diversión no acaba nunca en Dorsoduro. Este barrio rebosante de cultura y juventud ocupa la primera plana de la escena artística de la ciudad. Antiguamente albergaba fábricas e hilanderías de algodón, lo que hoy en día se ha traducido en un encanto rústico que invade todas sus calles. Además, aquí se encuentran varias universidades, razón que explica la gran afluencia de jóvenes para tomar el aperitivo, sobre todo en el Campo Santa Margherita. Los aficionados al arte también están de suerte, ya que aquí se hallan la Colección Peggy Guggenheim, la Gallerie dell’Accademia, la Fundación Vedova y la Colección Pinault a escasa distancia entre sí.

    Por la mañana, puedes visitar la Pasticceria Tonolo o Dal Nono Colussi para comenzar el día con un expreso y una auténtica focaccia veneziana, semejante a un panetone cubierto de azúcar. Otros lugares de interés son el Campo San Barnaba, ideal para disfrutar tranquilamente del aperitivo, y el Squero di San Trovaso, uno de los pocos astilleros de góndolas que todavía existen en la isla. Puedes contemplar cómo construyen estas embarcaciones emblemáticas mientras degustas una copa de prosecco y unos deliciosos cicchetti. No muy lejos se encuentra Al Bottegon (como lo llaman los venecianos) y Al Squero.

    Se dice que Dorsoduro es la parte más soleada de la ciudad, por lo que un paseo entre la encantadora zona de la Fondamenta Zattere y la Punta della Dogana puede ser lo que tu bronceado necesita. Por el camino, no dudes en hacer escala en la Gelateria Nico para probar su increíble helado de praliné y nata. Un lugar perfecto para acabar el día con vistas a la cuenca de San Marcos es la Punta della Dogana, que divide los dos cursos de agua principales de Venecia, el Gran Canal y el Canal de la Giudecca. En Al Chioschetto podrás tomar el habitual spritz al ritmo de actuaciones musicales en directo de gran calidad. Para cenar, existen numerosas opciones, como la Osteria Enoteca Ai Artisti, la Osteria Ai Do Farai o Al Profeta. Si quieres conocer la emocionante vida nocturna de Venecia, no dudes en explorar los bares situados en el Campo Santa Margherita, sobre todo Ai Do Draghi.

    5

    Castello

    Maravillosas exposiciones en el barrio más oriental de Venecia

    El pintoresco barrio de Castello es el más oriental de Venecia. Por lo que se cuenta, era habitual cruzarse con Antonio Vivaldi por sus calles. Este sestiere se desarrolló en torno al Arsenal, el antiguo astillero que desempeñó un papel vital para la ciudad. Los canales de Castello se deslizan entre exuberantes espacios verdes e impresionantes iglesias del siglo XIII. Te será difícil resistir la tentación de fotografiar la encantadora visión de la colada de los vecinos ondeando sobre las aguas venecianas.

    La atracción más interesante de la zona es la Bienal de Arte, que se celebra en años impares, mientras que la de arquitectura tiene lugar en años pares. Las exposiciones y los pabellones se instalan en los jardines de la Bienal y en el Arsenal, y los eventos suelen celebrarse de mediados de mayo a finales de noviembre. Para una escapada realmente mágica, merece la pena visitar San Piero de Casteo, una islita con una apacible iglesia, fantástica para pasear y perderse en su belleza.

    Cómo no, no te puedes marchar sin saborear un helado en La Mela Verde. Te recomendamos en especial el de stracciatella. Entre las excelentes vinotecas del barrio destacan El Refolo y Trani Bar, situadas una junto a la otra. Para cenar, la mejor opción es L'Osteria di Santa Marina.

    6

    Santa Croce

    El apacible barrio del oeste

    Santa Croce no recibe toda la atención que merece. Es cierto que pocos indicios apuntan a que merezca la pena visitarlo, pero si sabes dónde buscar, te llevarás una grata sorpresa. Se trata de un barrio en el que contrastan los gases que despiden los coches y los autobuses en la bulliciosa Piazzale Roma con la magia sosegada de una de las plazas más encantadoras de Venecia, el Campo San Giacomo dell'Orio. Esta plaza podría considerarse la "sala de estar" de Santa Croce, en la que incluso se celebran clases de tango. Si paseas sin rumbo guiado únicamente por la curiosidad, descubrirás canales tranquilos y rincones sumidos en el silencio.

    Il Refolo es un bonito lugar para contemplar las góndolas con una buena pizza. Cuando brilla el sol, los asientos de la terraza son fantásticos para leer un libro o admirar el paisaje. Si el calor aprieta, aprovecha la excusa para visitar la Gelateria Alaska, donde el maestro heladero te dará a probar sus últimas y extravagantes creaciones.

    Sophia Macpherson | Viaja con frecuencia

    Organiza tu viaje

    Maps