Si es la primera vez que visitas la Gran Manzana, es muy tentador visitar los típicos lugares que aparecen en las películas y las publicaciones de Instagram. El problema es que suelen estar abarrotados y, la mayoría de las veces, no se encuentran a la altura de lo que habías soñado. No te dejes deslumbrar por la fama desmedida de algunos lugares y sigue nuestros consejos prácticos para evitar las zonas más masificadas y sobrevaloradas de la ciudad. Además, tu agenda y tu bolsillo te lo agradecerán.

    Déjate sorprender por esta megalópolis que no para de evolucionar gracias a nuevos proyectos a orillas del mar, restaurantes, parques y edificios ecológicos por todas partes, no solo en Manhattan.

    1

    Comer en los restaurantes de Times Square

    Si te entra hambre mientras disfrutas de la sobrecarga de estímulos de Times Square, siempre puedes buscar algún lugar cerca para comprar (a precio de oro) un sándwich o algo de bollería. Sin embargo, si de verdad quieres comer algo decente, tendrás que dirigirte hacia el oeste. Encontrarás auténtica comida neoyorquina a tan solo 10 minutos a pie, sin necesidad de coger un taxi.

    Existe una gran variedad de restaurantes en la Novena Avenida, que se extiende entre las calles 49 y 43, así como entre estas dos vías. Puedes elegir entre diversas gastronomías del mundo, como vietnamita, tailandesa, italiana, griega, turca halal, coreana y francesa, o bien optar por una deliciosa hamburguesa americana acompañada de patatas fritas. Como podrás comprobar, este enclave es como las Naciones Unidas de los restaurantes.

    Mapa
    2

    Llevar a los niños a FAO Schwarz

    Esta juguetería tiene un encanto clásico imperecedero al que difícilmente se pueden resistir los visitantes con niños. Antes se hallaba en la Quinta Avenida, pero hoy en día se ha trasladado a la Rockefeller Plaza, aunque a costa de una reducción de sus dimensiones. Asimismo, la selección de productos que se ofrecen está un poco anticuada y el piano gigante que se toca pulsando las teclas con los pies, famoso gracias a Tom Hanks, suele estar abarrotado, pero no de niños, sino de adultos. A esto hay que añadir que, en las tres plantas, la única canción que se oye en el hilo musical es el reclamo publicitario de la tienda.

    Como alternativa, te sugerimos que vayas a M&M's World, en Times Square. Esta espaciosa tienda ofrece una experiencia divertida y diferente para todas las edades. Cada planta está dividida en zonas diferentes con todo tipo de dulces, no solo grajeas de chocolate M&M's. Además, los dependientes son muy amables y tienen mucho sentido del humor. Si necesitas comprar algún recuerdo, en la tienda encontrarás fantásticos surtidos a un precio bastante asequible.

    Ubicación: M&M's World, 1600 Broadway, Nueva York (Estados Unidos)

    Mapa

    foto por Luis Penados (CC BY 2.0) modificada

    3

    Ir de compras por el SoHo

    El SoHo, también conocido como "South of Houston Street", se halla en el sur de Manhattan y era antiguamente un barrio muy animado y chic, famoso especialmente por la moda y las tiendas. De hecho, las calles estaban llenas de establecimientos de diseñadores famosos y boutiques independientes. Por desgracia, hoy en día estas tiendas se están viendo obligadas a cerrar por los altos alquileres y el cambio en el comportamiento de los consumidores.

    Te sugerimos que en su lugar visites el mercado de Chelsea, en la calle 16 con la Novena Avenida. Este mercado es en realidad un bazar cubierto con una mezcla de lo más variopinta de comida exótica, artículos para el hogar y ropa a la última moda. Además, está envuelto en una atmósfera juvenil y creativa, como demuestran los originales productos en venta, únicos en la ciudad.

    Ubicación: 75 9th Ave, Nueva York, Estados Unidos

    foto por Prayitno (CC BY 2.0) modificada

    4

    Subir a la terraza del edificio Empire State

    Este rascacielos alberga en la planta 86 un mirador que se ha hecho famoso en el mundo entero, pero para poder visitarlo tendrás que hacer cola durante horas. Además, el ascensor del edificio tiene un tamaño relativamente pequeño, lo que agrava el problema de las colas, y cuesta 20 USD por persona. Por ese precio, vale más la pena cruzar el puente en dirección Brooklyn y disfrutar de una panorámica de Manhattan con un buen gin tonic.

    Encontrarás numerosos bares en azoteas, como los del William Vale Hotel o el Wythe Hotel, así como otros locales a orillas de la bahía, donde las vistas al atardecer son impresionantes desde cualquier perspectiva. Te sugerimos que aproveches la ocasión para dar un paseo a los pies del puente de Brooklyn. Te sorprenderá lo romántica y lo impresionante que es la vista desde el lugar. Si te gusta la fotografía, prueba a inmortalizar el paisaje en blanco y negro.

    Mapa
    5

    Patinar sobre hielo en el Rockefeller Center

    La pista de patinaje sobre hielo del Rockefeller Center es famosa en el mundo entero, pero también tiene un tamaño reducido y suele estar abarrotada de gente. Sin embargo, esto no debe disuadirte de visitar el lugar. Merece la pena explorar el conjunto de la Rockefeller Plaza, dejando de lado la pista de patinaje. Esta estructura de estilo art déco se construyó como resultado del crac financiero de la década de 1930 y está decorada con murales interiores de Diego Rivera.

    Ocupa nueve hectáreas en pleno centro de la ciudad, en la zona de Midtown, y cuenta con un intrincado laberinto subterráneo de tiendas y restaurantes. Durante tu visita por el barrio, seguramente verás a algún famoso y reconocerás varios lugares por haberlos visto en las películas. Además, el Museo de Arte Moderno se halla a siete minutos a pie, en la calle 53.

    Ubicación: 45 Rockefeller Plaza, Nueva York, NY 10111 (Estados Unidos)

    6

    Seguir la ruta gastronómica de Sexo en Nueva York

    En lo que respecta a los postres, la Gran Manzana ha evolucionado mucho desde que se emitió la serie que protagonizan Carrie Bradshaw y sus amigas. Los cupcakes de la pastelería Magnolia ya no están de moda, pero la tarta de queso de Eileen's, en el SoHo, sigue siendo un clásico.

    La cafetería Veniero's, en el East Village, es uno de los lugares predilectos de los neoyorquinos, con su bonito despliegue de pastelitos en el escaparate, mientras que Supermoon Bakehouse, su rival en el barrio, elabora unos cruasanes exquisitos. Modern Pastry, situada en Midtown, se ha forjado una sólida reputación por sus postres de fusión. Pero como ya te imaginarás, nos resulta imposible decidir cuál es la mejor pastelería de Nueva York.

    foto por vincent desjardins (CC BY 2.0) modificada

    7

    Visitar el parque Bryant en busca de relax

    Aunque en el parque Bryant ya no se celebran los grandes conciertos del pasado, todavía atrae a numerosos visitantes. Es un espacio relativamente pequeño, de tres hectáreas y media, y al estar siempre abarrotado de personas puede llegar a ser bastante agobiante, por lo que es difícil descansar y relajarse.

    Para una mejor logística lejos del bullicio, dirígete al sur hasta el parque Gramercy, donde podrás disfrutar tranquilamente de un pícnic en unos jardines muy bien cuidados. Después, camina unas pocas manzanas para visitar el parque de Union Square, en la cercana calle 14, para proseguir la comida campestre en otro entorno.

    Un lugar perfecto tanto para aficionados a la literatura como para hípsters es la legendaria Strand Book Store, a tan solo cinco minutos a pie. En realidad, las atracciones que te hemos sugerido se encuentran muy cerca las unas de las otras, o sea que puedes matar hasta tres pájaros de un tiro.

    Ubicación: Parque Gramercy, Tercera Avenida con East 18th Street, Nueva York (Estados Unidos)

    Joy Sanyapongse | Autor colaborador

    Organiza tu viaje

    Maps