La pintoresca ciudad de Brujas, en el noroeste de Bélgica, es una deliciosa mezcla de modernidad y tradición. Para conocer su faceta más auténtica, no puedes perderte la Plaza Mayor, una céntrica y emblemática explanada de estilo medieval. Quizá te apetezca probar la sabrosa cocina local en uno de los restaurantes que se esconden en el interior de las coquetas casas del siglo XVII y terminar la noche con un paseo romántico por la plaza en un carruaje tirado por caballos.

    Los más comidistas pueden descubrir todos los detalles de la cultura gastronómica de la ciudad en museos especializados, como el Museo de la Cerveza. Entre estas cuatro paredes encontrarás exposiciones interactivas que cuentan la fascinante historia de esta popular bebida belga. El Choco-Story es otro bello ejemplo y seducirá a grandes y pequeños con un sinfín de dulces sorpresas.

    Organiza tu viaje

    Otras zonas en Bélgica