Lugareños patinando en una Potsdamer Platz cubierta de nieve, villancicos que animan las calles desde iglesias barrocas y mercadillos navideños que iluminan la noches berlinesa: la capital de Alemania se llena de gente en invierno y no, no nos sorprende. Reserva un hotel en Berlín y llena la maleta de ropa de abrigo para disfrutar de la belleza de esta ciudad en invierno.

    1

    Mercados navideños

    • Parejas
    • Familias
    • Compras
    • Fotos
    • Alimentos

    En los mercadillos navideños de Berlín, la atmósfera casi mágica se ve acentuada por los intensos aromas a galletas de jengibre y vino especiado con canela y por la música de los tiovivos. Ponte tu abrigo más calentito y disfruta de un paseo festivo por el elegante Gendarmenmarkt, donde los artesanos venden cascanueces artesanales y figuritas para el belén, mientras los tragafuegos, los malabaristas y los coros entretienen a las multitudes. Si buscas un evento más nostálgico, te recomendamos ir al palacio de Charlottenburg para escuchar a las bandas de música y los acordeonistas, y montar en carruseles antiguos. Por su parte, el gigantesco mercado de Spandau hará las delicias de los más pequeños con sus representaciones de la Natividad, que incluyen animales de verdad.

    2

    La carta para Papá Noel

    • Parejas
    • Familias
    • Compras
    • Alimentos

    Si ya estás pensando en los regalos para Navidad, aprovecha tu viaje a Berlín para evitar las grandes marcas y buscar regalos artesanales. Puedes encontrar productos como mostaza de guindilla y cerveza casera en SenfSalon, dulces y caramelos a granel de todos los colores y sabores en Bonbonmacherei, con una atmósfera de cuento, y mazapanes de almendra amarga envueltos de forma exquisita en Königsberger Marzipan. ¿Vas a regalar perfume? Quizá quieras elegir las fragancias nostálgicas de lavanda, amapola y agua de colonia de la perfumería de los años veinte Parfum nach Gewicht, donde Harry Lehmann sigue pesando las esencias por gramo en básculas de latón. A los niños les encantarán los animales de peluche y los juguetes mágicos de Barefoot, una tienda que, además, practica el comercio justo.

    3

    Receta para combatir los días grises

    Cuando el frío arrecia fuera, nada mejor que buscar el calor de los spas berlineses. Badeschiff, una antigua barcaza atracada en el Spree, se transforma en invierno en una sauna de la era espacial con piscina y bar. Imagina descansar sobre un futón o disfrutar de un baño de vapor con vistas de la ciudad bajo la nieve al otro lado de los ventanales. Por su parte, Sultan Hamam, en Kreuzberg, te dejará como nuevo con su abanico de tratamientos. Los berlineses que quieren animarse en los días más fríos del año, van en tren hasta Tropical Islands, un antiguo y gigantesco hangar de zepelines que se convertido en parque de ocio con un frondoso bosque pluvial, una laguna balinesa a 32 °C de temperatura y playas de arena blanca que te harán creer que estás en agosto.

    foto por Georg Slickers (CC BY-SA 3.0) modificada

    4

    Patines y trineos en Potsdamer Platz

    • Parejas
    • Familias
    • Aventura

    Oficinistas, niños y parejas con las mejillas sonrosadas por el frío se cruzan sobre el hielo en Winterwelt, un deslumbrante paisaje invernal con nieve real enmarcado por los futuristas rascacielos de Potsdamer Platz. Haz como los berlineses y ponte unos patines o lánzate por el tobogán de 70 metros de longitud. Los Alpes quedan bastante lejos, pero casi te parecerá que estás allí en la cabaña de apresquí con paneles de madera, donde podrás pedir pastel de manzana caliente y aguardiente para entrar en calor.

    Mapa
    5

    El Berlín más acogedor

    Las escapadas de invierno a la capital alemana están hechas para mimarse con comidas calóricas como sopa de guisantes y codillo en escabeche con muchas patatas antes de descansar en una cervecería al calor de la chimenea. Si el día es especialmente frío, quizá quieras arrimarte al horno de loza de Zur letzten Instanz, una posada del siglo XVII con decoración de paneles de madera en la que descansó el mismísimo Napoleón. Quizá quieras disfrutar de un reconfortante paseo por el parque Tiergarten bajo la escarcha hasta los arcos de ladrillo rojo de la estación de S-Bahn que acogen el Brewbaker, donde la cerveza negra y las variedades de malta que se elaboran allí mismo maridan a la perfección con el pan recién hecho. También puedes entrar en calor en el relajado bar Kakao con una taza de chocolate caliente infusionado en naranja y acompañar esta delicia con los pralinés y trufas que se elaboran al momento.

    foto por Konstantindegeer (CC BY 3.0) modificada

    6

    Celebraciones navideñas

    Si visitas Berlín durante el Adviento podrás disfrutar de los alegres villancicos que resuenan en la cúpula de la catedral, así como de las sinfonías festivas de Tchaikovsky, Mozart o Bach en la catedral Francesa y en las salas de conciertos de la ciudad. Asegúrate de comprar las entradas cuando reserves tu hotel de invierno en Berlín. Si no llegas a tiempo, no te preocupes, también podrás asistir a los conciertos gratis que se celebran en los mercadillos navideños. Si estás en la ciudad en Heiligabend, o Nochebuena, podrás oír las campanas llamar a los fieles a la Misa del Gallo. La Nochevieja es la fiesta más importante del año en Berlín: es el momento de acudir a Strasse des 17. Juni para bailar durante toda la noche y de ver los fuegos artificiales en la monumental Puerta de Brandeburgo.

    Organiza tu viaje

    ¿Por qué reservar con Hotels.com?

    Alerta de viaje

    Alerta sobre el COVID-19: los requisitos de viaje cambian rápidamente, incluidos los relativos a las pruebas de COVID-19 antes del viaje y a la cuarentena tras la llegada.

    Consultar restricciones para mi viaje.
    Volver arriba

    Maps