Hoteles en Cayo Coco

Buscar hoteles en Cayo Coco

Obtén acceso a Precios secretos en determinados hoteles

Estos precios no están disponibles para todas las personas.

  • Paga tu reservación ahora o directamente en el hotel en la mayoría de las habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Garantía de precio

Explorar Cayo Coco

Cayo Coco ha sido reconocida como un paraíso de vida silvestre desde que el conquistador español, Diego Velázquez, pisara por primera vez sus costas en 1514. Los "Jardines del Rey" le puso por nombre a esta franja de islas y cayos azules bañados por el sol. Sus pantanos de manglares, selvas y arrecifes de coral han sido el hogar de todo tipo de aventureros a lo largo de los años. Los bucaneros como Jacques de Sores se escondían aquí, mientras que Ernest Hemingway lo consideraba el lugar perfecto para sus aventuras marítimas. En la actualidad, los aventureros vienen a Cayo Coco en busca de su fascinante vida silvestre, como las emblemáticas colonias de flamencos rosados.

Lo mejor de Cayo Coco



Un "paraíso accidental" es el apodo que fácilmente se aplica a Cayo Coco. Sus vírgenes y sublimes maravillas naturales son el resultado del aislamiento, ya que por mucho tiempo, esta isla de 25 millas (40 km) de largo permaneció deshabitada. Esas maravillas naturales tienen su cuota de miedo en el parque natural El Bagá, que cubre 1,800 acres (más de 700 ha) de tierras pantanosas que albergan cocodrilos de hasta 11 pies (más de 3 m) de largo. Sin embargo, la principal atracción son las aves, como las garzas, los buitres y las elegantes garcetas blancas. Asimismo, se pueden llegar a avistar los Ibis Blancos, también conocidos en el lugar como pájaros Cocos y a los que la isla debe su nombre. El Parador la Silla es uno de los mejores lugares para observar los otros famosos habitantes aviares de la isla, los flamencos rosados. Muchos de los 30,000 flamencos de Cayo Coco vuelan sobre esta magnífica atalaya durante las últimas horas del atardecer. A esta hora, el Faro Diego Velázquez, que data del siglo XIX, comienza a brillar, mientras su haz de luz, que alcanza unas 20 millas (más de 32 km), se abre paso en la intensa noche de Cayo Coco.

Hoteles en Cayo Coco



Los que desean un toque de opulencia durante una estancia en Cuba, no se sentirán defraudados con los hoteles de lujo en Cayo Coco. El hospedaje de 4 y 5 estrellas, desarrollado durante las últimas décadas para atender a los visitantes internacionales, abunda en el lugar. Entre otras opciones, hay extravagantes hoteles spa en Cayo Coco, especialmente en la franja costera del norte. Muchos de estos disponen de restaurantes de gran categoría, que complementan con un servicio excelente y todas las comodidades modernas. Los servicios incluyen acceso a wifi, aire acondicionado y una gran variedad de instalaciones de gimnasio y masajes. Algunos hoteles de Cayo Coco son construcciones magníficas, decoradas con un suntuoso estilo colonial, mientras que otros tienen sus chalets de lujo esparcidos por los exquisitos jardines de paisaje tropical.

Dónde hospedarse en Cayo Coco



La mayoría de los hoteles en Cayo Coco se ubican en dos franjas angostas a ambos lados del cabo más septentrional. Al este, entre la Playa Las Coloradas y la Playa Las Conchas (a lo largo de unas 3 millas, casi 5 km), se encuentra una media docena de hoteles. Estos son los más cercanos al aeropuerto y a la ruta que conduce al área metropolitana de Cuba. Otro grupo de hoteles está a un par de millas al oeste, a lo largo de la franja comprendida entre Playa Dorada y Playa La Jaula. Todos estos hoteles se encuentran próximos a las atracciones naturales de este refugio paradisíaco.

Cómo llegar a Cayo Coco



El Aeropuerto Jardines del Rey es la entrada principal para los que quieran viajar a Cayo Coco. Aunque también es posible llegar a aquí desde el área metropolitana de Cuba, a través de una carretera elevada de 17 millas (más de 27 km). Al llegar a Cayo Coco, los que desean explorar la zona costera y sus numerosos lugares de vida silvestre pueden usar el turibús, cuyo recorrido llega hasta Playa Pilar. Otra opción, si se desea explorar los cayos más alejados, es negociar tarifas más accesibles con los conductores de los taxis locales.